Acostumbrarse y preferir un lugar.