Batirse. Hacerse a un lado bruscamente para esquivar algo