Atar a la cola de una cabalgadura.