Domar el becerro por el hocico y la oreja hasta tumbarlo