Es el nombre criollo que se le da al empleado de confianza que tiene cada uno de los blancos en sus respectivos hatos.