Espelucarse por el miedo (los perros). Los gallos paran las plumas. Acobardarse