Apuntar con estacas el cuero fresco de una res.