Herirse con un tronco o palo del suelo.