Tumbando el becerro en el piso se le acoge la cola por medio de las patas traseras, se sujeta de manera que el no se pueda parar.