Criar un niño intrduciéndolo en el mondongo.