Creencia en que se hace daño con la mirada.