Estacionarse – detenerse el curso de una enfermedad – asustarse.