Avaro,  Tacaño, Pichirriarse es volverse tacaño.