Subir un camino con dificultad. Superar un camino enmarañado